Resultados

Ahora que contamos con una nueva clínica más amplia en la comunidad Lakewood en Durham, más y más familias están buscando nuestros servicios.

Clientes

Tratamientos

Condados Atendidos

%

de Mejora en el Funcionamiento de los Roles Sociales y Familiares

%

de los Clientes Fueron Menores no Acompañados

%

de Mejora a Nivel Clínico o Estabilización

%

de los Clientes Fueron Víctimas de un Crimen

(en su país natal, durante la migración o en los Estados Unidos)

Muchas de las personas a las que ayudamos han sido víctimas de abuso sexual, físico, trata/tráfico de personas, traumas por inmigración u otros traumas relacionados con la pobreza y la inmigración. Gracias a nuestros donantes, tenemos la capacidad de guiarlos hacia un futuro más prometedor.

Historias de éxito

“Soltar con amor”

La muerte inesperada del padre fue un tremendo golpe para la familia. Después de 20 años de matrimonio, de repente ella se convirtió en una madre soltera que debía trabajar y luchar para mantener a su familia unida mientras el dolor la tenía adormecida. Su hija de 6 años estaba triste, irritable y aislada. Su hijo menor estaba enojado y le costaba aceptar que su Papi nunca regresaría a la casa. Un amigo les sugirió que fuesen a El Futuro para solicitar ayuda.

En El Futuro lloraron, se rieron y encontraron un espacio seguro para hacer su duelo. Como parte de su terapia, la hija escribió un libro titulado “Soltar con amor” acerca de la pérdida de su padre, el cual compartió con su familia. Ahora puede sonreír nuevamente, su hermano puede conciliar el sueño y su madre puede trabajar a tiempo completo. La perseverancia de esta familia y su amabilidad han sido una fuente de inspiración para todos en El Futuro.

“Crecimiento”

Cuando tienes 8 años, no tendrías por qué vivir en un albergue para personas sin vivienda con tu madre y tus dos hermanos. No tendrías por qué ver a tu padre abusando de tu madre. No tendrías por qué pasar hambre, ni que otros se burlen de tí por llorar en clase. Hace tres años, este niño fue visto como demasiado sensible y con problemas de conducta. Su madre lo trajo a El Futuro con la esperanza de que se lo pudiera ayudar a resolver los problemas que ella también conocía muy bien – depresión, ansiedad y estrés postraumático. Ahora, luego de recibir tratamiento y medicación, este niño ha encontrado su voz y su madre irradia felicidad cuando habla del crecimiento de su hijo. La familia vive ahora en un duplex pequeño. Pasan los fines de semanas yendo al parque. El Niño puede dormir toda la noche sin tener pesadillas y es bondadoso con su hermano menor. Su escuela también celebra sus progresos. Es parte del Cuadro de honor y ha recibido el “Principal Award”. Su madre también encontró ayuda en El Futuro. Está orgullosa de sus hijos y se siente reafirmada como mamá. Dice, “Ahorita me quiero yo, porque antes no me quería yo.”

“Sonriendo y riendo”

La primera vez que vino a El Futuro, se desplomó en la silla con la cabeza gacha.  Estaba triste, preocupada y no sabía en quién confiar. Los pensamientos obsesivos y los comportamientos ritualistas hacían que no durmiera ni comiera.  Se mantenía alejada de sus amistades y dejó de esmerarse en la escuela. Sus padres encontraron ayuda en El Futuro y ahora, luego de varios meses, ella sonríe, asiste a la escuela y se ríe junto a su hermanita.